Pedro Atienza

Serenidad

Escuela de InteligenciaUn 8 de noviembre de 2015, en Los Castaños — Cercedilla (Madrid), realizando, junto a mis compañeros de formación, un ejercicio correspondiente al curso “Liderar con el Talento” impartido por Javier Mañero de Escuela de Inteligencia.


Cada día la busco. Trabajo en ello a cada instante, con ahínco, porque la necesito, la ansío tanto como al aire que respiro. Me desespero. No puedo vivir sin ella. Aún no consigo poseerla pero a veces la siento cerca, por eso la disfruto tanto cuando pasa junto a mí. Se trata de la serenidad.

Aquella era una muy bella mañana. Tras un par de horas en el aula, Javier Mañero nos invitó a adentrarnos loma arriba para realizar un ejercicio al aire libre, en plena naturaleza. Sería ya cerca de mediodía, la temperatura era perfecta, el sol brillante, el día claro y el paisaje plagado de pinceladas de ocres y verdes de otoño que invitaban a una profunda reflexión; al fin, esa era la cuestión: hablarnos hacia adentro en conexión con la creación.

Fui buscando un lugar inspirador, el cual no me fué dificil encontrar, de tal modo que acabé pronto sentado en el suelo, apoyando la espalda sobre aquel castaño que, realmente, aún no sabía entonces si elegí yo o fue él quien me eligió a mí.

Una vez allí saqué mi cuaderno para realizar el ejercicio propuesto pero antes, echando hacia atrás la cabeza, cerré los ojos abandonandome sobre el tronco de aquel árbol, con el fin de vivir más intensamente el momento. Ciertamente, así lo entendí al fin, él, majestuoso árbol, me había estado esperando durante años para, rodeandome con sus ramas, ofrecerme su compañía, su calor y, lo intuía, su protección y su vida.

Solo quebraba el silencio del momento el ligero ruido de las hojas secas al romperse bajo nuestras pisadas, pero hasta eso ayudaba en nuestra labor, de tal forma que  fue en todo ello cuando un pequeño golpe de brisa fresca sobre mi rostro me la descubrió y la trajo hacia mí. Sí, la encontré allí, hallé en aquel instante la serenidad.

Hoja seca2

Eso era la serenidad, estar en paz con el presente en el aquí y el ahora, reconciliado con el pasado, y confiado en el futuro, sabiendo que todo está y es, en ese instante, donde tiene que estar y porque tiene que así ser. Es la esencia de la coherencia y la seguridad en nuestro ser y en su capacidad de gestionar aquello que llega hasta nuestra vida.

Bajo el suave calor de aquel sol y la reconfortante frescura de la brisa, rodeados por todos lados de otoño, todo estaba bien, en regla, en su sitio. Así había de ser. No había lugar para la confusión, sólo cabía entonces la armonía.

«La serenidad es más que la calma, al igual que la felicidad es más que el bienestar» Cristophe André [1]

No es lo mismo una cosa que la otra, bien lo sabemos, pero serenidad y felicidad se encuentran juntas con facilidad y frecuencia.

Así pues, ya no importaba entonces el tiempo, incluso el lugar que había facilitado tanto el alcanzar el ansiado estado, de modo que todo se iba diluyendo en sí. No importaba nada. Sólo ya importaba el ser, porque es este el que, desde la serenidad, termina por alcanzar la paz.

Serenidad y felicidad se encuentran juntas con facilidad y frecuencia. Clic para tuitear

Allí sentado, casi echado sobre aquel castaño, yo era totalmente consciente de que aquel estado no iba a durar demasiado, pronto tendría fin, pero no me importaba, con toda seguridad sentía que habrían más como ese. Lo verdaderamente importante fue que durante el tiempo en que duró la serenidad aquella, la que era mía, comencé a vislumbrar que pedroatienza_3mi vida cobraba sentido.


pedro_atienza_inteligencia_emocional_center

pedroatienza@inteligenciaemocional.center

Telf.: 619217810

[1] Cristophe André, “Serenidad en la vida cotidiana” Editorial Kairós, 2012


 

Pedro Atienza

Máster en Gestión y Administración de Empresas por FUNDESEM Business School. Experto en Inteligencia Emocional y Coaching Ejecutivo por la Universidad Rey Juan Carlos y Escuela de Inteligencia de Madrid. Formado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos por la Universidad de Alicante.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Tal vez te interese

Sobre mí Todos mis posts Web

Pedro Atienza

Máster en Gestión y Administración de Empresas por FUNDESEM Business School. Experto en Inteligencia Emocional y Coaching Ejecutivo por la Universidad Rey Juan Carlos y Escuela de Inteligencia de Madrid. Formado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos por la Universidad de Alicante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies